26 nov. 2012

Mamás y princesas

Este otoño estamos un poquito liadas. Sabemos que no nos justifica, pero es por eso por lo que no se nos ve el pelo mucho por estos rincones. 
Pero hoy, por fin, tenemos un ratito para dejaros por aquí algunas de las últimas piezas que hemos fabricado: una nueva tanda de collares de madres e hijas.
Como, por ejemplo, este en verde ácido y negro.
mhverdenegro

O este otro en rojos.
mhrojo

En verdes intensos.
mhverdedorado

Azules.
mhazulplata

Rosa palo.
mhcollar2

Mostaza y marrón
mhamarillomarron

O multicolor
mhmulticolor
Un secreto: nos hemos quedado uno de éstos. No nos hemos podido resistir. 
¿Qué os parecen?

27 oct. 2012

Japo Halloween!

Este otoño hemos decidido momificar un poco a nuestras kokeshis. Tiempo hace que teníamos pensada y le estábamos dando forma a esta versión fantasmagórica de nuestras japonesitas. Y aquí tenemos el resultado, bueno para lucir en cualquier momento del año por aquellas aficionadas a las caninas, calaveras, esqueletos y otros horrores, pero especiales para la noche de Halloween, que ya casi está aquí.
Tengan ustedes un terrorífico fin de semana.

Halloween

22 oct. 2012

bdebodas

¡Atención, notición!
Nuestra amiga Patricia, con la que solemos colaborar a veces y de la que ya os hemos hablado en alguna ocasión, ha inaugurado recientemente un blog como complemento a su actividad empresarial en bdebodas (aquí). Este blog es un proyecto nuevecito, que acaba de empezar, y desde aquí queremos dároslo a conocer para que podáis seguir todas las novedades en relación  con la organización de eventos, de bodas sobre todo, si es que alguno o alguna os encontráis en este momento tan especial y complicado de vuestras vidas.
Os dejamos aquí un enlace al blog, para que podáis seguirlo si queréis.
Un saludo.

17 oct. 2012

Dulces sueños en la casa de la pradera


Este verano nos enteramos de que unas niñas amigas nuestras soñaban con un camisón largo tipo princesa. De "la casa de la pradera", lo llamaban ellas, y largo hasta los pies, de los que se van haciendo un nudito alrededor de las piernas a medida que la noche avanza.
Tenemos un modelo de camisón que solemos repetirle a la niñita de la casa. El cuerpo está tejido en un algodón finito, y la falda va de vichy de cuadritos del mismo tono. Lleva un montón de vuelo y lo solemos adornar con unos lacitos o flores de la misma tela (y no, no están torcidos, lo que se ve en la foto no es sino un problema de postura y tiranta caída). También hacemos a los chicos los pijamas a juego. Los mostraremos otro día, pero son unos sencillos pijamas de la misma tela, ribeteados en cinta de algodón y con uno o dos bolsillos delanteros. 

Camisón 2

Bueno, pues como sabíamos que nuestras amigas querían uno de estos camisones, nos pusimos a la obra a principios de otoño, contando con que sus cumpleaños eran en octubre. Fuimos un poco contra reloj, pero al final los conseguimos tener en la fecha esperada. 
Aquí os mostramos el packaging y algún detalle más de los camisones, que, por cierto, se hicieron en un tono de morado suave porque -para quienes no estén informadas- el rosa es un color cursi de niñitas que a nuestras amigas no les gustaba nada.
Desde aquí queremos aprovechar para felicitarles sus cumpleaños. Que sean muchos, muy felices, y cargados siempre de buenos augurios y dulces sueños.


Camisón

25 sept. 2012

Tres gotas y media

No veíamos la hora. Deseandito estábamos que empezase a llover por estos lares, y nada, que no había manera. Hasta que hoy, por fin, han caído tres gotas y media. Una lluvia de ésas de mentira que hace que pienses si de verdad está lloviendo o si es tu imaginación, de las que ponen los coches perdidos, en vez de contribuir a la economía y a la ecología del mundo limpiándotelo gratis. En fin, una estafa de lluvia.
Pero nosotras rabiando por sacar el impermeable, las botas y el paraguas. Hasta que lo hemos conseguido. Y aquí lo tenéis. Y, además, con la promesa de sacarlo en distintas presentaciones y colores. Cuando vaya cayendo una lluvia más decente. 

DSC_9951

23 sept. 2012

¡Aloha!

A lo largo de mayo, la varicela nos hizo una larga visita. Para darle más emoción a la cosa, no nos atacó a todos de golpe, sino que prefirió hacer como los malos de las pelis de kárate, y esperar turno para el ataque, así que, con intervalos semanales, zas, iban los niños cayendo de uno en uno. Nuestra niñita aguardaba con impaciencia a que le tocase, porque sólo había reparado en la parte interesante de la historia: todos miman al enfermo que, además, no va al cole. Pero cuando le tocó su turno y tuvo que quedarse recluida en casa nueve días, coincidiendo con la puesta en marcha de la piscina... bueno, ahí sí que dejó de verle la cosa positiva a la enfermedad. 
Durante aquellos días de aburrimiento, planeamos en casa y para hacer más llevadera la varicela, una fiesta hawaiana con sus amigas en la piscina. Hicimos las invitaciones para repartir el día que volviese al cole, y estuvimos mucho tiempo hablando acerca del disfraz y del menú (pizza hawaiana, por supuesto), e incluso llegamos a ensayar algún que otro baile local. Cuando llegó el gran día, la hawaiana mayor no cabía en sí de gozo. Habíamos preparado disfraces para ella y cinco amigas, y al salir del cole nos fuimos directamente a su fiesta. 
Por supuesto que intentamos hacerle alguna que otra foto a tan colorido grupo, especialmente para obsequiar a sus madres después con ellas, pero -¡oh valientes fotógrafos del National Geographic!- he descubierto que pocas cosas hay más difíciles que fotografiar a un grupo de hawaianas de cinco y seis años inaugurando temporada de baños y con las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina. Por eso, y porque salieron dos fotos que parecían dos estelas de colores nos llevamos el modelito aloha a la playa para intentar sacarle partido por aquellos lares.
Y voilà el resultado. Las fotos, como acostumbramos, de Hermana Menor, que se está haciendo toda una experta en gente menuda. ¡Y con surfero con tabla y todo! 
Feliz domingo.

Aloha killer


Hawaiana


Surfer boy

Primos

16 sept. 2012

Hele no es un desastre

Aquí tenéis un enlace al blog de Hele. Nos gustan mucho las cosas que hace, pero todavía nos gusta más el talante y la actitud que tiene ante la vida. Es una cuestión de cíber-aura, un concepto complicado que algún día se terminará estudiando, si no se hace ya. Parece que existe una especie de "intuición digital " que hace que gente que no se conoce termine congeniando y encariñándose a través de sus blogs. Y éste es uno de esos casos. 
Eso sí, en lo que no estamos de acuerdo es en lo de desastre, por eso nos permitimos enmendarle aquí la plana y dejaros con su post.
Feliz domingo para todos.

27 ago. 2012

Rosa palo

Este fin de semana nos han hecho un pedido de collares. Todo empezó como a nosotras nos gusta: con la mágica frase de "hacedlos como os parezca". Es la frase perfecta, que deja la imaginación libre como un pájaro. Pero el caso es que esta vez ha surgido una pequeña dificultad porque nos han puesto la condición de que hagamos los collares en los colores de moda de la temporada otoño-inverno. Ay, ahí si que han saltado las alarmas, porque resulta que nosotras no estamos muy puestas en modas, sino que vamos más bien a golpe de impulso-amor. Tampoco es que seamos de las que van acampanadas en época de pantalón tubo, no vayáis a pensar, pero nunca puedo decir, por ejemplo, qué estampados se llevan o cuáles son los colores que están pegando fuerte. De lo que veo, me quedo con lo que me gusta, sin fanatismos.
Así que, sin saber si estamos a la última o la penúltima o a la de más allá, antes de irnos de vacaciones hicimos este par de collares, uno en versión largo y el otro en gargantilla, para quienes sean amantes del rosa palo. Ayer los estaba mirando y, de repente me dije, ¡Dios mío, ¿serán colores de 1920?! Si es así, que nadie se alarme, le ponemos la etiqueta de "vintage" y santas pascuas.
Feliz lunes.

DSC_0609

DSC_0606

22 ago. 2012

La bicicleta

Habla Hermana Mayor.
Hace unos días, las chicas de Kireei publicaron un post en el que pedían a sus lectores que contasen sus experiencias con la bicicleta. Como ya he dicho en más de una ocasión, soy bicicletera hasta la médula, y la bici es mi medio de transporte diario a la hora de ir al trabajo y en toda ocasión que no voy acompañada de mi descendencia. No hago caso de las inclemencias del tiempo. Me da igual que llueva o que el sol se ensañe contra el medio día sevillano (cosa que el sol sabe hacer muy bien). Me da igual que se me ponga azul la nariz en las mañanas de invierno (y sí, esto también puede pasar en Sevilla, aunque los profanos no se lo crean, especialmente si son septentrionales). Nada me importa en esos ventitantos minutos que a la ida o a la vuelta paso en mi bici, porque es rápida, es estética, es ecológica, es saludable, es divertida, y, sobre todo, porque cada vez que subo a ella la niña que fui me posee como un espíritu llamado por un médium para volver a llevarme a mi primer paseo en bicicleta, en una bici inmensa de la primera mitad del siglo XX que fue de mi abuelo, y que siempre será para mí mi verdadera bicicleta.
Por eso os dejamos aquí con una bella foto de Hermana Menor, y a continuación con el relato de aquel primer logro en bicicleta.

En el cerro

Al principio fue un reto. Como un acantilado por explorar, como una nueva bahía incitando al desembarco, como la luna virgen esperando al Apolo. La puerta soltaba escamas de su pintura verde cada vez que me asomaba juntando fuerzas y valentía para empujarla. Rozaba abajo, y su crujido en el suelo polvoriento me afilaba los dientes y el orgullo. Entraba despacio, con el corazón desordenado y los ojos como dos camaleones pugnando por adaptarse, deslumbrados, a las sombras enmohecidas de la cochera. Y siempre el mismo ruego, el mismo mantra, la misma angustia: “que siga ahí, por Dios, que todavía siga ahí”.
Y allí seguía. En la pared lateral, desafiante, esperando como un caballo salvaje a que yo juntase el valor y la experiencia para subirme a ella. Poco a poco mis ojos se hacían a la oscuridad, y surgía de las sombras, despacio, como un amanecer que hace real los sueños confusos de la noche. Era un coloso de hierro negro con el tiempo marcado en lunares de óxido en desorden. El manillar le brillaba como una mañana, y en el centro tenía una luz más grande -casi- que mi cabeza. Había sido en los años cuarenta el transporte diario de mi abuelo a su juzgado rural muchos kilómetros más allá de su casa. Llevaba en la memoria de sus radios el barro agazapado de tantos caminos en otoño, la helada de las mañanas del invierno, la brisa conciliadora de muchas primaveras, y el  maullido constante de la chicharra a la sombra del encinar en el estío. Pero después un Ford soberbio como una máquina de guerra la vino a destronar, replegando su humildad a un lateral del cocherón inmenso. Más tarde, el progreso se encargó de suceder, uno tras otro, los distintos automóviles, cada vez menos curvos, cada vez más potentes, y ella empezó a soñar en su destierro con sus días de esplendor que se alejaban perdidos en los ecos de los años.
A veces, siendo yo muy, muy niña, mi abuelo o mi padre me subían sobre la barra. Cógete bien, me decían, pon las manos en ésta parte del manillar, no metas los pies entre los radios, y avisa si ves que te vas a caer para que yo te coja antes de que te hagas daño. Y yo cerraba los ojos para sentir el aire, mientras la bici chirriaba a voces la alegría de salir de su letargo.
Era de adultos. Soñaba yo.
Subirme a ella y conquistar, conquistarme.

Hasta que llegó por fin el día en el que los dioses aturdidos por mis ruegos quisieron concederme los centímetros y el coraje para subirme a ella. La saqué de la cochera, mientras el corazón me derribaba a mazazos la garganta, y la acerqué a los poyos de la puerta. Para cuando terminó aquella maniobra la piel ya se me había levantado en dos o tres partes de las manos, y mis piernas latían por los golpes contra los pedales. Pero no sentía yo -como los héroes- dolor en la batalla, y me encaramé hasta alcanzar la altura suficiente para pasar mi pierna por encima del sillín y colocarme a los pedales. Y entonces lo logré. Enfebrecida me lancé por el camino y por lo que no lo era, aferrada al manillar como a una tabla en un naufragio, mientras pasaba el peso de mi cuerpo de una a otra pierna para conseguir vencer la resistencia de los pedales recios, quejumbrosos, gastados.
Mi vuelo, como el vuelo de un ave primeriza no duró más que unos metros. Lo suficiente como para hacer volar los pájaros de las ramas cercanas con el aullido salvaje de mi primer triunfo en bicicleta. Para experimentar el dolor rudo del metal aplastándome las piernas al caer bajo ella. Para sentir en mi cara el aire de la absoluta libertad. Duró lo suficiente como para enganchar del todo mi corazón a la bici para el resto de mi vida, y como para reponer el coraje suficiente para volver a subirme a ella después de mi primera y colosal caída.

7 ago. 2012

¿Comuniones en agosto?

Pues sí. Nosotras tampoco lo sabíamos, pero nos hemos dado ya por enteradas. Resulta que en algunos lugares lo hacen así porque tienen de esta manera la oportunidad de celebrar la Primera Comunión con familiares a los que no ven durante el resto del año.
Y nos hemos encontrado con esta sorpresa, con un encarguito de comunión que, en vez de primaveral, ha resultado ser estival. Bueno, pues aquí están estos dos collares, uno en azul y el otro en rosa para unas niñas que los están esperando.
Enhorabuena a las interesadas.

DSC_9734

DSC_9737

6 ago. 2012

¡Un médico, por favor!

Con las maestras personalizadas iniciamos una nueva serie de ilustraciones. Se trata de una serie de profesiones que iremos sacando a medida que nuestros lápices quieran o puedan... siempre más despacito de lo que nos gustaría, desgraciadamente. Aquí os dejamos con la última entrega: una eficiente médico armada de fonendo y documentación. 

DSC_0604

Esta vez la hemos hecho en formato broche y colgante. Podemos decir que para gente muy especial (dense ustedes por aludidas), pero ya va siendo hora de que vean la luz en el blog. Y prometemos seguir trabajando con las profesiones.
Feliz lunes.



30 jul. 2012

Gargantilla plata y verde

Este verano hemos hecho unas cuantas gargantillas. Muchas han sido por encargo, otras no. El caso es que han tenido cierto éxito, y nosotras estamos muy contentas. Aquí os dejamos con una de ellas, en tonos plata y verdes. Y, como siempre, hecha con materiales de diversa procedencia y bastante reciclaje, claro, en plástico, cristal y metal. Y mucho, mucho, muchísimo amor.

DSC_0601

21 jul. 2012

Amelia Earhart en un collar

Mi padre cuenta que en los años 70 había muy pocas mujeres piloto en España. Había una piloto de nombre Abelina con la vocación y el valor suficiente para inmiscuirse en ese mundo que entonces era considerado exclusivamente masculino. Pues bien, cada vez que la voz de Abelina irrumpía en las radios de las cabinas de vuelo de sus compañeros, un clamor masculino se volvía contra ella al grito de "Abelina, a la cocina". 
Me temo que, desgraciadamente, esto sigue siendo así en cierto modo. Por supuesto, no creo que a ningún fanático de los cromosomas XY se le ocurra gritarle a una compañera que se vaya a la cocina, por mucho que le moleste su presencia, pero sí que es cierto que las mujeres que se encuentran a los mandos de un avión son muy pocas en comparación con los hombres que se dedican a este trabajo. Una pena.
En cualquier caso, el número de mujeres piloto ha crecido y seguirá creciendo, como viene ocurriendo con tantas otras profesiones. Es un proceso lento, que empieza siendo elitista y se termina generalizando. Por eso mismo queremos rendir un tributo a una de las primeras. Se trata de Amelia Earhart, a quien tenéis  aquí inmortalizada delante de su avión, en un modesto colgante que pretende expresar nuestra admiración y respeto.
Por si alguien quiere ser transportado un ratito a las nubes...

DSC_9741

17 jul. 2012

Maestra de música.

Este conjunto de pulsera y pendientes con la maestra de música como tema es el segundo que hacemos. El primero fue el encargo de unos buenos amigos, que lo quisieron para un regalo. Y, como no hay mejor publicidad que el boca a boca, cuando la regalada lució sus piececitas, llamaron la atención de su compañera de trabajo, que nos encargó otras iguales.

DSC_0503

Ay no, iguales no, por supuesto, que siempre hay algo que se cambia, que nosotras no somos capaces de repetirnos nunca.

DSC_0501

¿Quién se apunta a clase de música?

14 jul. 2012

La novia en la silla

Últimamente hemos hecho algunos collares conmemorativos de bodas. Desafortunadamente, no tenemos fotos de todos. Pero no podemos dejar escapar la oportunidad de enseñaros éste. La foto es preciosa, una foto de familia de la amiga que nos hizo el encargo, con la novia sentada en una silla. Por eso hemos colgado una pequeña sillita en la cadena, además de un pajarito, perlas de resina, y otras cuentas de metal. El resultado nos gusta mucho, porque es suave y delicado.

DSC_0483

¿Estáis de acuerdo?

10 jul. 2012

La mariposa de Hele

A finales de mayo publicamos un sorteo en el blog. Sorteábamos un broche al gusto del ganador, que tendría que elegir un diseño, un motivo... en fin lo que nos pidiera (siempre y cuando nosotras fuéramos capaces de hacerlo).
Hele fue la afortunada ganadora del sorteo, y nos pidió una mariposa dibujada por Hermana Menor. La semana pasada hicimos la mariposa y este fin de semana la hemos tuneado un poquito, así que nos han salido dos modelos a elegir. 


DSC_0479


¿Cuál preferirá la interesada?

8 jul. 2012

Un gorrito-tocado para niña

Que sí, que sí, que ya sabemos que este blog no va de tocados ni mucho menos. Pero no podemos evitar enseñaros éste, que también ha salido de nuestras manitas. Os dejamos aquí las fotos que les hizo a los niños Hermana Menor mientras os vamos contando la historia del gorrito-tocado...


DSC_8803


Veréis, resulta que para la Comunión del Hijo Mayor, queríamos un tocado para que lo luciera nuestra princesa. Como veis, sólo tenemos una princesa en casa, así que queríamos ponerla guapa y decorada, como un árbol de Navidad. Y precisamente por eso nos pateamos toda la ciudad, a la caza de un tocado que nos gustase y no nos dejase el bolsillo con más agujeros de los que nos estaba dejando ya el "evento Comunión".

Olalla


Y no fue fácil, no. Para empezar el color era un tanto problemático. Los verdes eran muy verdes, y los azules muy azules. Pero no encontrábamos nada en medio. Y el vestido ya estaba colgadito en su percha, retándonos desde su armario a ver si teníamos coraje de dar nosotras solitas con los complementos adecuados. ¡Como si los retos nos diesen miedo, ja!

Olalla

Además, queríamos algo de aire retro. Tipo "Celia", que es la heroína de nuestra muchachita. Y también algo diferente, más allá de la diadema-floripondio que nos enseñaban en todos lados. Pero no estaba la cosa fácil, no. Por eso pensamos que la diadema-floripondio la podíamos hacer nosotras, ya resignadas a hacerlo todo en tono marfil.

Olalla


Y, de repente, vino a nosotras una cinta verde, pero del mismo verde (que es casi un azul). No nos lo podíamos creer. Juntamos encajes, cinta y otras cosas, y nos pusimos a hacer una diadema con dos lazos a los lados que la Hija Menor llevó durante la comida (el gorrito lo tuvo en la iglesia, pero no quisimos seguir torturándola toda la tarde con él), y que anda dando vueltas por casa. Prometemos enseñarla algún día. 

Primos


Terminada la diadema, Hermana Mayor se acordó de un modelo de capota con lacito que le hacíamos cosiendo encajes cuando era bebé (y no tan bebé), y nos pusimos manos a la obra. Lo hicimos siguiendo el patrón que teníamos, pero incluyendo alguna que otra tira rígida de cinta de rafia. Además, para quitar el lacito de sujeción al cuello y que el gorrito siguiera armado, pusimos una ballena en la parte de atrás, y una diadema en la de delante, para que se sujetase bien. Después, rematamos con una tira de volantitos y una cinta de tapicería. Y con dos flores de tela a los lados, así, a lo Princesa Leia. 

Olalla


Fue una paliza, porque todas las tiras están cosidas a mano unas con otras, con mucho amor y mucho tiempo, pero creemos que el resultado mereció la pena. ¿Qué os parece el experimento?

5 jul. 2012

Un colgante muy oriental

El año pasado hicimos unos broches con unas bellas japonesas. Y no sólo hicimos broches, sino además pendientes y algún que otro anillito. Si alguien quiere refrescarse la memoria puede pinchar aquí, y también aquí.
Bueno, pues este año han llegado a nuestras manos unas hermosas chicas en kimono, la imagen misma de Madama Butterfly pero en chiquitito y en metal. Y hemos rescatado a nuestras kokeshis para darles una nueva vida. Esta vez en forma de colgante.
Aquí os dejamos con el resultado.

DSC_9967

Salieron cuatro en diferentes colores. Y nosotras todavía no hemos sido capaces de ponernos de acuerdo sobre cuál nos gusta más. 

DSC_9964




30 jun. 2012

Unos pendientes de Caperucita

Este dibujo de Caperucita  Roja tienen ya un tiempecito.
Pero hace poco nos lo han pedido en forma de pendientes, y como teníamos un bonito soporte...
... Aquí están.


DSC_9953

28 jun. 2012

¿Echamos una siestecita?

La verdad es que con estas temperaturas apetecen pocas cosas. Un baño o una ducha, tal vez, un cóctel o un té helado, o un helado a secas.

DSC_9960

O quizá una siestecita a entre dos frondosos árboles, vagueando un poquito en la hamaca en las tardes de verano. A quien quiera, le dejamos nuestra sombra.

24 jun. 2012

Resultado del sorteo

Casi, casi tenemos que recurrir al método de la mano inocente, pero al final sortea2 decidió funcionar.
¡Ya tenemos ganadora!
La afortunada es:

Hele




Nos ponemos en contacto contigo para saber qué motivo quieres en tu broche.
Felicidades y muchísimas gracias a todos por vuestra participación.

7 jun. 2012

La Maestra

Llega el final de curso. Más de una vez nos hemos estado durante días comiendo el coco sobre qué le podíamos regalar a nuestras seños: un regalo diferente, más allá del boli, los pañuelos, el bote de perfume (que nunca puedes saber si será de su gusto)... Normalmente hacemos algo pensando en nuestras queridas profesoras, algo que sabemos les puede gustar por lo poquito que las conocemos. Pero este año hemos pensado en otras profesoras: las profes a las que no conocemos, pero que están por ahí, esperando que os paséis por la Aguja Piruja para encontrar para ellas el regalo ideal.
Aquí tenéis a dos maestras diferentes. Os presentamos a la de infantil y a la de matemáticas. Lo que tiene escrito en la pizarra, aunque pequeñito, se puede leer claramente. 

Profes

Y personalizamos la seño que queráis. Próximamente os enseñaremos a la de inglés y francés, que están en proceso. Y por supuesto, para las niñas de mi gremio, estará disponible la de ele.

31 may. 2012

Unos gemelos de Primera Comunión

No podemos dejar que termine mayo sin mostraros estos gemelos. Los hicimos para la primera comunión del niño mayor de la casa. Usamos el mismo dibujo en las estampitas de comunión, y Argüelletas (como ya os contamos) nos hizo unas preciosas galletas con el mismo niño rodeado de palomas. Además, usamos una de las palomas para hacer camafeos y montarlos en unas pulseras de perlitas como obsequio para las señoras que vinieron a acompañarnos; el mismo camafeo en un cordón lo usamos para regalar a las niñas;  y a los varones (niños y mayores) les agradecimos su asistencia con unas chocolatinas que también llevaban el mismo dibujo. 
Como otras veces, partimos de un dibujo a rotulador y cera de Hermana Mayor, que montamos sobre una base metálica con cobertura de cristal. Advertencia: al ser delicados, son válidos sólo para niños buenos. Éste lo es y lo fue, así que sus gemelos serán para él un bonito recuerdo de este día tan señalado de su vida.

DSC_9007

26 may. 2012

La Comunión de Claudia

El pasado día doce hizo su primera comunión nuestra amiga Claudia.
Su madre confió a la Aguja Piruja los detalles con los que quería agasajar a sus invitados, por lo que nos encargó algunos pares de gemelos, broches y colgantes para niñas. Y como casi no hay niño al que no le guste el chocolate, acompañamos la entrega con unas chocolatinas personalizadas con el mismo diseño. Todo en una delicada cajita que podéis ver aquí. 

mosaico 1

Además, su madre, que estaba en racha ese día, quiso complementar su vestido con unas joyas temáticas, y nos hizo el encargo con mucha libertad. Todo lo que nos pidió fue que le hicéramos un collar corto, unos pendientes y un anillo en verde y fucsia, y que llevase el mismo motivo de la niña de comunión. Se nos ocurrió montarlo con un fondo dorado, y aquí tenéis el resultado.

mosaico 2

23 may. 2012

Sorteo... ¡porque sí!

Hace ya un tiempecito que le venimos dando vueltas a la idea de hacer un nuevo sorteo. Pero se nos van las mejores: número redondos, fiestas especiales, aniversarios. Así que, ahora mismo, reunidas delante del ordenador, acabamos de decidir que ni un minuto más, que vamos a publicar un sorteo inmediato. ¿La razón?, pues ninguna, simplemente porque sí, porque tenemos ganas de movernos y de que os mováis un poco. Aquí están las condiciones y, por primera vez,  no encontraréis una imagen del objeto a sortear, porque lo personalizaremos a vuestro gusto. Leed, leed, y apuntaos ya mismo
  1. Imprescindible ser seguidor de nuestro blog.
  2. En el caso de tener blog, no es imprescindible que anunciéis nuestro sorteo, pero aquellos que lo hagan tendrán doble participación en el sorteo (en este caso, avisad cuando os apuntéis y poned el link para que sea más sencillo para nosotras)
  3. La forma de participar es la habitual: habrá que dejar un comentario en este post apuntándose, y dejando una dirección de e-mail de contacto.
  4. El sorteo se realizará el domingo 24 de junio (salvo contratiempos).
  5. La fecha límite para apuntarse es el día 23 a las 12h de la mañana.
  6. Por razones de envío, sólo podrán participar personas que vivan en la Unión Europea. De todas formas, si no es vuestro caso y estáis interesados mandad un e-mail para ver si podemos solucionarlo de alguna forma.
  7. El ganador podrá elegir el diseño personalizado (foto de familia, el dibujo de una profesión, escudo de armas... lo que queráis diseñar con nosotras) en un broche grande, que mostraremos en el blog.

¡Suerte para todos!

22 may. 2012

Para las novias

Como ya hemos contado en otra ocasión, tenemos una amiga que se dedica a organizar bodas. Su empresa (aquí) organiza todo tipo de eventos, pero es especialmente en las bodas donde la hemos visto sacar toda su capacidad de gestión y ese punto artístico sin el que sería posible dedicarse a esta tarea.


Bueno, pues esta amiga nos pidió hace ya unas semanas que le hiciésemos unos cojincitos para llevar los anillos, et voilá... Esto es lo que se nos ocurrió. Aquí tenéis dos modelos en tonos neutros.

Cojín1

Cojín2

Y despues ¡¡¡un encarguito!!! Nos pidieron el cojín, amén de un utensilio que sirviera para llevar las arras. Eso nos costó un poquito más, especialmente porque no terminábamos de dar con la forma y los materiales. El resultado lo tenéis aquí.

cojín malva

arras

¿Qué os parece?

15 may. 2012

Una "joya" de familia

Os presentamos el último collar que hemos hecho: un pequeño capricho, para lucir en la Comunión que hemos tenido en casa. Esta vez hemos montado un camafeo sobre cinco vueltas de perlitas de río. Lleva un broche, que no se aprecia en la foto, antiguo y reciclado. Pero lo que tiene de especial este collar es que la niña que aparece vestida de Primera Comunión en la foto es nuestra abuela materna. Le hubiera encantado verse en una "joya". Así de coqueta era.

El collar

9 may. 2012

Blue Candy Bar

El pasado domingo celebramos la Primera Comunión de uno de los niños de la casa. 
Fue un día fantástico, lleno de detalles pirujeros que iremos mostrando.
Pero la mejor sorpresa fue que, después de la comida, pudimos disfrutar de un suculento candy bar en tonos azules que hizo las delicias de niños y mayores.

Candybar
 
Hermana Mayor y Hermana Menor organizaron casi todo: montañas de chuches, galletas, dulces y magdalenas de todo tipo, unos impresionantes macarons-début de Hermana Menor, limonada y bebidas varias para adultos... Pero no les corresponde a ellas echarse todas las flores, porque contamos con algunas manos más, como la imprescindible ayuda materna, por ejemplo, siempre bien dispuesta, y la de alguna que otra prima y fiel amiga.

Candybar

Y, además, nos hicieron una tarta en una pastelería local, toda blanquita y azul, con su muñeco comunionero coronándola. 
Pero la estrella de la tarde se la debemos a Claudia de Argüelletas (aquí), que tuvo la paciencia y el buen hacer de hornear y decorar una por una las galletas del evento, dibujando sobre ellas el "leitmotiv" de la tarde: un niño de comunión jugando con unas palomas. Usamos este dibujo (rotulador y cera de Hermana Mayor) para las estampitas que maquetó Hermana Menor, para los regalitos de los invitados, para los gemelos que lució el protagonista, el envoltorio de las chocolatinas... en fin, que lo repetimos un poquito, ¿no?
Iremos poco a poco publicando detalles. De momento, chúpense ustedes los dedos.

Twitter Update